EL PASO, Texas (Informe fronterizo) – Las autoridades mexicanas encontraron los cuerpos de dos sacerdotes jesuitas y un guía turístico asesinados a tiros dentro de su iglesia el lunes en la ciudad de Cerocahui, Chihuahua, publicó la gobernadora Maru Campos en las redes sociales.

“Quiero compartir con la comunidad jesuita que el día de hoy […] pudimos encontrar y recuperar los cuerpos -identificados mediante medicina forense- de los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora, y del guía (turístico) Pedro Palma”, dijo Campos en un video de Facebook el miércoles por la tarde.

El gobernador dijo que próximamente habrá más información sobre el crimen que ha provocado la condena de las diócesis católicas en todo México.

La noticia sigue al anuncio de una recompensa de $250,000 por información que conduzca a la captura de José Noriel Portillo Gil, alias “El Chueco”, principal sospechoso del caso.

Portillo es un jefe del cártel de Sinaloa que opera en las montañas del oeste de Chihuahua, según las autoridades mexicanas.

La Oficina del Fiscal General del estado vinculó el martes los asesinatos con el secuestro anterior de cuatro personas, incluido un niño, aparentemente en un hotel de la ciudad. El niño fue liberado más tarde.

Palma, ya herido, se presentó en la iglesia donde los dos jesuitas intentaron evitar que sus agresores lo mataran y por ello fueron asesinados, según un comunicado de la Diócesis de las Montañas Tarahumaras con sede en Creel, Chihuahua.

Portillo y sus cómplices supuestamente cargaron los tres cuerpos en una camioneta y se alejaron de la iglesia.

El gobernador de Chihuahua no dio a entender dónde se encontraron los cuerpos o si los sospechosos de los asesinatos y secuestros ya están bajo custodia.