PORTERVILLE, Calif. (KSEE/KGPE) – Ramon Figueroa y John Jones han esperado por años el veredicto entregado por el juez Hugo Loza el lunes.

Sin embargo, ellos dicen que lo último que esperaban oir es que los cargos por asesinato fueran desestimados para ambos adolescentes acusados de iniciar un incendio que acabó con la vida del bombero Patrick Jones y el Capitán de Bombero Ray Figueroa.

“¿Si el juez iba a ser la defensa, por qué tuvimos que esperar por tanto tiempo? Es como si el juez estuviera trabajando contraréloj quisiera adelantarlo para ya terminar con ello”, dijo John Jones, el padre de Patrick Jones.

El juez Loza dijo que una parte crítica de la evidencia fue lo que lo dos jóvenes dijeron en los asientos traseros de la patrulla en el video, mientras estaban siendo puestos bajo custodia. Uno de ellos dijo que sabía que él encendió un pedazo de pape con in ecendedor y el otro dijo que él no había iniciado el incendio.

Jones dijo que él cree que esa grabación, comprueba lo opuesto: que ambos adolescentes son culpables.

Captain Ray Figueroa and firefighter Patrick Jones.

“Si, uno de ellos pudo haberlo encendido, pero nadie gritó ‘fuego’ cuando salieron corriendo por la puerta. Entonces tuvieron los medios para mentirle a la policía desde el principio. Recuerdo cuando tenía 13 años, incluso cuando fue hace mycho tiempo. Si la policía tocaba en mi puerta, yo nunca jamás mentiría”, él añadió.

Jones y Figueroa dijeron que ellos están en desacuerdo con la declaración del juez Loza de que sus hijos murieron por no poder respirar por fallas en sus equipos.

“Los equipos de respiración asistida no fueron los que iniciaron el incendio. Los defendidos fueron quienes lo hicieron”, dijo Ramon Figueroa, el padre del Capitán Figueroa.

El adolescente que enfrenta cargos por inciar un incendio regresará a la corte para otra audiencia el 28 de Septiembre – un día que Jones y Figueroa dicen que no se piensan perder.

“Hasta ahora no me he perdido perder de un solo día en la corte”, dijo Jones.

El juez Loza puede dictar una sentencia a ese joven de hasta 17 años y 8 meses, pero bajo la ley de California, ellos solo pueden permanecer en prisión hasta la edad de 25 años.