JUÁREZ, México (Informe Fronterizo) – Los migrantes cuya búsqueda del sueño americano se ha topado con un muro están encontrando trabajos temporales en almacenes fronterizos, restaurantes, bares, tiendas de donas e incluso funerarias.

Esto de acuerdo con un funcionario de la ciudad que ha ayudado a obtener empleo de tiempo completo en Juárez para más de 180 ciudadanos de países de América Central, del Sur y el Caribe que han suspendido sus planes para cruzar a los Estados Unidos.

“Les asesoramos sobre cómo obtener documentos como permisos de trabajo y un registro de seguridad social. Nos hemos reunido con líderes de la industria y nos han dicho que las empresas están dispuestas a contratarlos”, dijo Santiago González Reyes, jefe de la Oficina de Derechos Humanos de Juárez.

Las autoridades estiman que decenas de miles de inmigrantes de todo el mundo han venido a Juárez en los últimos tres años. La mayoría se queda solo el tiempo que les lleva presentar una solicitud de asilo o pasar los agentes fronterizos de EE. UU. después de varios intentos.

“Juárez tiene muchos trabajos vacantes, pero no todos los migrantes están buscando empleo. La frontera es un camino, no un destino para la mayoría de los migrantes que vienen aquí. Su objetivo es Estados Unidos. Conseguir un trabajo en la frontera no era parte de su plan original”, dijo González.

Además del mercado laboral formal, muchos migrantes han encontrado trabajo en pequeñas empresas y mercados al aire libre.

“Creo que debemos darle a la gente la oportunidad de ganarse la vida dignamente”, dijo Cristina Ibarra, propietaria del restaurante La Tequería en la Avenida Juárez. “A veces la gente dura un mes, dos meses y luego cruza a Estados Unidos”.

Ibarra ganó notoriedad en 2019 cuando abrió Little Havana, un restaurante en el Centro donde los meseros, cocineros y cajeros eran todos de Cuba. La Pequeña Habana cerró después de que las administraciones de Trump y López Obrador tomaron medidas enérgicas contra las caravanas de migrantes y pocos cubanos nuevos llegaron a Juárez.

El nuevo aumento que coincide con el mandato del presidente Joe Biden ha traído nuevamente a miles de ciudadanos internacionales a la frontera, e Ibarra dice que está feliz de contratarlos.

“He tenido haitianos y centroamericanos. En este momento, una chica venezolana está por comenzar (a trabajar) aquí. Hemos tenido árabes e israelíes”, dijo Ibarra. Algunos no hablan español, el idioma de México, pero “hay un idioma universal para tratar de salir adelante. A veces no necesitas palabras, no necesitas saber el idioma”.

Ha tenido meseros que no hablan español, ayudantes de cocina o quienes limpian las instalaciones de La Tequeria, que es un juego de palabras para “taco shop” y “I used to love you” . Es decir un restaurante de tacos y la frase “te quería”.

Ibarra enfatizó que no todos los migrantes en Juárez son extranjeros. Los residentes del sur de México y los estados donde los cárteles de la droga están oprimiendo y diezmando a la población de los enclaves rurales también se están yendo a ciudades fronterizas como Juárez.

“Los que vienen de México resultan ser expertos en hacer tacos, en mezclar salsas. Vienen con ese conocimiento”, dijo. “Ha sido una experiencia muy satisfactoria. […] Cualquier tiempo que pasen en mi negocio, quiero que mantengan su dignidad, que tengan suficiente dinero para sus gastos, quiero que estén en paz. Tenemos que extender una mano a los demás”.